Ser positivo te hace más inteligente

8 Ago 2016
Esther Martín
1383
0

La verdad es que no se me ocurre una mejor manera de vivir que viendo siempre el lado bueno de las cosas. Me encanta ser una mujer optimista que mira la vida con el filtro del entusiasmo, el dinamismo y la alegría.

Me complace practicar el arte de ver lo positivo a cada paso, incluso en los fracasos y los errores, pues entiendo que solo desde esa perspectiva podemos encontrar las mejores y más profundas lecciones.

Una persona optimista puede levantarse después de haber caído veinte veces, sabiendo que cada derrota solo ha sido un aprendizaje. Después de eso encuentra más razones para superarse.

Ser optimista nos permite encontrar ventajas y posibilidades ante los inconvenientes surgidos a lo largo de la vida, confiando siempre en nuestras capacidades y posibilidades. Se trata de una actitud constructiva frente a los problemas, centrándose siempre en las posibles soluciones y dejando pasar de largo aquello que no se puede reparar, ni modificar.

Si te consideras una persona positiva ¡estás de enhorabuena! pues ya te habrás dado cuenta que esa actitud mental te hace ser más feliz y hace que los demás sean felices contigo.

Incluso, existe evidencia científica de que tener una actitud mental positiva puede mejorar tu salud y bienestar: tu corazón es más saludable, aumentan los niveles del colesterol bueno, disminuyen los niveles de estrés y se fortalece tu sistema inmune, entre muchas otras cosas.

No hay mejor medicina que tener pensamientos alegres.

Y además, ser positivo te hace más inteligente. Sí, has leído bien, el hábito de ver siempre el vaso medio lleno te hace más inteligente. Y es que las emociones ejercen influencia sobre nuestro modo de pensar.

Hoy sabemos que las emociones negativas pueden disminuir la capacidad de raciocinio y numerosos estudios sugieren que pensar en positivo mejora la creatividad y la claridad de ideas.

Según los investigadores no se conoce bien la causa, pero sugieren que el sentirse más seguro de uno mismo, tener autoconfianza, es lo que ayuda.

Algunos datos importantes son los siguientes:

  • El sentido del humor hace que se retenga lo aprendido en un 25% más que si no se emplease.
  • La tristeza y la depresión inhiben los procesos de recuerdo reciente hasta en un 39%.
  • Podemos afirmar que si controlas tus emociones, controlas tu mente.
  • Ten en cuenta que no debes tomar decisiones si estás triste.
  • Tampoco prometas demasiado si estás pletórico y súper feliz.
  • La ira es la emoción más destructiva de la mente.
  • El enfado inhibe la capacidad de pensar en cualquier otra cosa. Así que te sugiero que no malgastes tu energía enfadándote.
  • Es mejor sonreír y perdonar.

Jamás esperes un resultado positivo teniendo una actitud negativa.

Te invito a que elijas ser optimista, será la elección que marcará la diferencia en tu vida y dará como resultado una reacción en cadena de pensamientos, emociones, situaciones y circunstancias positivas.

Si todavía no lo eres, te animo a que lo seas, es solo cuestión de entrenamiento. Practicar, practicar y practicar.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad