Cómo conseguir tus metas usando el poder de tu mente

18 Jul 2017
Esther Martín
1114
2

El poder de la mente es incalculable, tú decides si quieres que te destruya o que te lleve a lugares increíbles

Hoy me apetecía hablarte del tema de la mente, sobre todo porque es un tema que me apasiona y que no deja de sorprenderme. Estoy maravillada, porque veo cómo mis clientes consiguen resultados y porque yo misma los consigo gracias al enfoque mental adecuado.

Puede que, a priori, este artículo no esté en sintonía con lo que esperas de este blog de coaching empresarial, sin embargo creo si estás interesado en mejorar tus resultados profesionales, los resultados de tu empresa o negocio, o tienes interés por acelerar la consecución de tus objetivos, este tema de la mente te va a interesar.

  • ¿Crees que solo el esfuerzo y el trabajo duro puede hacer que tengas éxito?
  • ¿Sabes cuál es la manera de conseguir aquello que te propongas?
  • ¿Sabes que existe una manera de hacer que tu mente trabaje para ti?
  • ¿Cómo puedes conseguirlo?

Considero que necesario que conozcas la relación entre la mente consciente y la mente subconsciente para entender cómo puedes lograr aquello que te propongas, tanto en tu vida personal como en la profesional. Tienes una mente poderosa que puedes aprovechar para lograr tus metas, pero espera,  primero has de conocer sus secretos.

Si este tema te atrae, sigue leyendo…

Hace unos meses leí libros muy interesantes como El Poder de la Mente Subconsciente, El Millonario Inmediato, Piense y Hágase Rico entre otros. Todos ellos ponen de manifiesto la importancia y la necesidad de controlar nuestra mente para controlar nuestra vida; entendiendo por “controlar nuestra vida” crear en ella todo lo que queramos experimentar. Estos libros también revelan los secretos para hacer que nuestra mente trabaje para nosotros.

La mente consciente y la subconsciente están maravillosamente diseñadas; tienen funciones muy distintas pero trabajan en tándem la una con la otra. La clave está en saber cómo funciona la mente subconsciente, pues de esa manera estaremos accediendo a todo su potencial.

La mente consciente tiene ciertas funciones específicas:

  • Es objetiva, percibe el mundo de manera analítica y lo considera de manera objetiva.
  • Puede distinguir la diferencia entre verdad y mentira.
  • Se encarga de identificar los datos de entrada que pueden venir de varias fuentes.
  • También se encarga de comparar, de analizar la información y, finalmente, se encarga de decidir.
  • Solo tiene espacio para un pensamiento a la vez.

La mente subconsciente se caracteriza por lo siguiente:

  • Es un gran banco de datos y su función es guardarlos y recuperarlos.
  • Es totalmente subjetiva.
  • Es la mente que obedece.
  • No tiene pensamientos propios, pero puede almacenar millones de hechos.

La mente consciente ordena y la subconsciente obedece, o dicho de manera metafórica, la mente consciente es un jardinero y la subconsciente es el jardín. Las semillas que se planten en la mente subconsciente crecerán. ¿Cómo puedes sembrar? Lo haces constantemente: las semillas son los pensamientos ¿Sorprendido? Estoy segura de que ya habías oído hablar de ello.

Cómo conseguir tus metas haciendo que tu mente trabaje para ti

Y ahora, cinco puntos importantes a tener en cuenta si quieres poner tu mente a trabajar para mejorar tus resultados:

Lo que plantes en tu mente subconsciente es lo que ésta fabricará 

O dicho de otra forma, lo que imprimas en el subconsciente se manifestará en tu realidad. La mente subconsciente hace que todas nuestras palabras y acciones encajen en un modelo que sea consecuente con tu autoconcepto. Me explico: tu estado financiero, tu salud, tu cuerpo, tus relaciones… representan un estado perfecto de la idea que tú tienes de ti mismo, de manera que cualquier pensamiento, creencia u opinión que imprimas en tu mente subconsciente, lo experimentarás en tu realidad. Dicho de otro modo: eres lo que crees que eres.

Todo aquello sobre lo que centres tu atención, crecerá

Es decir que aquello en lo que pienses una y otra vez, crecerá en la realidad. Por lo tanto aquello a lo que le quites atención ¡desaparecerá! Ese pensamiento en el que te concentras una y otra vez empieza a crear un campo vibratorio que emite energía del pensamiento. Esta energía atrae hacia la vida las circunstancias y personas que están en armonía con dichos pensamientos.

¿En qué debes centrarte entonces? Es necesario que te centres y que pienses en lo que quieres que suceda, no en lo que no quieres, es decir en tus metas, objetivos y deseos.

Crea una idea clara en tu mente de lo que deseas

Concéntrate en ello el máximo tiempo posible, especialmente al quedarte dormido y al despertarte por la mañana. En ese momento visualiza tu meta con el mayor detalle posible, poniendo en juego emociones y sentimientos. ¡Siente que ya lo tienes!

Una pista para saber a qué estás prestando atención es mirar a tu alrededor y ver lo que estás experimentando y obteniendo. Si no son los resultados deseables, es el momento de reflexionar y tomar consciencia de que no te estás enfocando adecuadamente en tus metas, sino en todo lo contrario.

La mente consciente solo puede centrar su atención en un pensamiento a la vez

Y este pensamiento puede ser positivo o negativo, tú decides. Puedes sustituir un pensamiento negativo por uno positivo y… ¡Ahí estaría la clave! Si sustituyes cualquier pensamiento negativo (de temor, de ansiedad, expectativas negativas, miedo al fracaso, a la pobreza, al rechazo, a la pérdida…) por un pensamiento positivo de deseo (centrándote en lo que quieres y liberándote de lo que no quieres) tus miedos disminuirán a medida que pongas el foco en lo que quieres. Con el tiempo cada vez tendrás menos espacio para pensar en lo que no deseas.

Por ejemplo, si quieres crear riqueza, céntrate en la riqueza que ya hay en tu vida (no en la que te falta); si quieres tener más salud, céntrate en tener más salud y siéntete más saludable cada vez; si quieres sentirte feliz, céntrate en todo lo bueno que hay en tu vida…

Todo aquello que te centres, crecerá. Centra tu mente voluntariamente en lo que deseas, en ver los resultados que quieras obtener, en lugar de pensar solo en los problemas. Enfoca tu atención en tus metas y en tus objetivos.

Hazte con el control de tu mente consciente

¿Cómo puedes hacer esto? Repitiendo, una y otra vez, aquello que quieras percibir en tu realidad, aunque aún esté lejos.

Puedes hacerlo repitiéndolo en voz alta, escribiéndolo o dibujándolo, por ejemplo haciendo un mapa mental. Cuantas más veces te repitas y observes aquello que desees, más profundamente penetrará en tu subconsciente. Hazlo como si ya lo hubieras conseguido y actúa como si ya fuera tuyo, para así generar la emoción correspondiente.

Por otro lado, puedes programar tu subconsciente con mensajes positivos constantemente. Te alejarás de todo lo que temes y te acercarás cada vez más a tu meta. Prueba a hacerlo, no pierdes nada. Desde mi experiencia te aseguro que es bastante divertido y muy positivo para tu estado de ánimo. Ten en cuenta que el poder de la mente subconsciente obedecerá hasta el punto que atraerás a tu vida todo aquello que desees.

Y por último, permíteme una recomendación: persevera, no tires la toalla antes de tiempo y… ¡Déjate sorprender!

Controla tus pensamientos conscientes y todo lo demás será posible para ti.

La imaginación lo es todo, es una visión preliminar de lo que sucederá en tu vida. (Albert Einstein)

Si te ha gustado, ¡compártelo!

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad