Cómo controlar tu vida en 3 sencillos pasos

14 Jul 2016
Esther Martín
1249
0

¿Quieres ser más feliz? ¿Quieres disfrutar del regalo de la vida al máximo? ¿Quieres ser exitoso? ¿Quieres conseguir sueños, metas y objetivos?

Si realmente es eso lo que quieres, tienes que empezar a controlar tu vida, es decir, tomar consciencia de que tú eres el único responsable de tu existencia. Lo cual implica abandonar el victimismo y el hábito de echar la culpa a los demás.

Cuando asumes que eres el director de tu vidatu propio jefe, comienzas a vivir con mayor libertad, una condición indispensable para lograr tus metas y vivir la vida plenamente.

Hay distintas maneras de conseguir aquello que quieres y en ese sentido el Coaching es una herramienta potente, muy potente.

En este artículo quería compartir contigo tres sencillos pasos que a mí me funcionan siempre.

Puede que te resulten demasiado simples (y lo son), pero son tres pasos que tienen el poder de cambiar tu vida.

Asume tu responsabilidad

Eres el único responsable de tu vida como ya he dicho. Si quieres tener éxito debes asumir tu responsabilidad.¿Quieres crear tu destino? ¿Quieres vivir una vida exitosa? (Entendiendo por éxito todo aquello que te propongas conseguir)

Si has contestado que sí, debes saber que tú eres el encargado de producir las circunstancias, hacer los cambios necesarios y tomar las decisiones oportunas para poder crear tu vida y conseguir tus metas.

Selecciona tus pensamientos

¿Cómo voy a conseguir lo que quiero?¿Cómo voy a controlar mi vida?¿Cómo puedo salir de este bache en el que estoy, de este problema, de esta situación…? ¿Cómo puedo cambiar(lo)?

El cambio debe ser desde dentro hacia fuera. No podemos buscar la solución a nuestros problemas fuera. Por supuesto, no podemos echar la culpa a los demás.

No podremos ver nunca luz mientras nuestro interior esté lleno de oscuridad: la solución y la respuesta a todo siempre está dentro de nosotros.

Tal vez no podamos cambiar lo que está sucediendo a nuestro alrededor, sin embargo sí podemos controlar nuestra forma de pensar, de sentir y de reaccionar a las diferentes situaciones.

La clave está en nuestra mente y más precisamente en nuestros pensamientos. Todos poseemos la máquina más poderosa, perfecta y maravillosa que jamás haya existido: nuestro cerebro.

Podrás ser capaz de dirigir totalmente tu vida a través del control de tus pensamientos. Solo tú puedes decidir y controlar lo que piensas, nadie más.

Los pensamientos que tienes en cada momento producen una serie de sentimientos, de emociones, de sensaciones, que pueden ser buenas o malas, positivas o negativas en función de los que estés pensando en ese momento.

Haz la prueba. Para y piensa : ¿Cómo te sientes ahora mismo? ¿Qué tipo de pensamientos estás teniendo?

Hay gente que me dice «¡Esther, pero eso es muy complicado!». Yo les digo que es cuestión de práctica, como todo. Si quieres hacerlo, puedes hacerlo. Como decía uno de mis maestros: Practica, practica, practica. Cuanto más practiques mejor te irá. Haz la prueba.

Un truco para cuando estés sintiéndote mal: di «¡stop o para!»; párate y fíjate en lo que estás pensando. Observa qué pensamientos te están produciendo esos sentimientos negativos. Una vez identificado, comienza a sustituirlos por otros positivos. Comienza a pensar cosas alegres y así tendrás sentimientos buenos. Así de sencillo.

Entiendo que hay veces que estamos dentro de un bucle del cual parece que no podemos salir, y cada vez acuden a nuestra mente pensamientos, imágenes y sentimientos más tristes… A mí también me sucede de vez en cuando… Pero sé que puedo cambiarlo, porque sé que yo domino y gestiono mi mente. Nadie más puede hacerlo por mí.

Esto me recuerda al momento que di a luz a mi segundo hijo; estaba absolutamente rota de dolor y cansada, creía no poder más. Entonces pensé (lo recuerdo con total nitidez): «¡O aprieto yo o aquí no va a venir nadie a hacerlo por mí para que mi hijo salga. Esto solo puede ser cosa mía…!» En ese momento pujé con todas mis fuerzas y la cabeza de mi bebé asomó por fin…

De verdad, cómo nos sentimos es decisión nuestra…

Entonces ¿Cómo puedes salir de ese bucle que parece interminable? Otro truco: ponte música, escucha las canciones que más te gusten, las que te traigan buenos recuerdos. También funciona escribir en una lista todo aquello por lo que te sientes agradecido. Siempre hay muchas cosas por las que sentirse feliz y satisfecho. Haz la prueba, elabora tu lista, seguro que es mucho más larga de lo que esperas…

Esto funciona si quieres sentirte bien, relajado, feliz, satisfecho, pleno,… Si decides sentirte mal, ya te habrás dado cuenta que es una decisión tuya  también…

Decide, pues, cómo quieres sentirte.

Son los sentimientos, las emociones las que determinan nuestras decisiones y nuestra manera de actuar en cada momento. En definitiva, determinará nuestra vida. Si controlamos nuestros pensamientos controlamos nuestra vida. La calidad de tus pensamientos determinan la calidad de tu vida. Todo lo que somos ahora mismo, es el resultado de los que hemos pensado y de las decisiones que hemos tomado en el pasado y todo lo que estamos pensando y decidimos ahora mismo determinará nuestro futuro ¡Piensa bien!

Sueña, decide y escribe

Te invito a soñar, te invito a que decidas desde ahora mismo, si es que aún no lo tienes definido, qué tipo de vida quieres vivir. Diseña tu vida. Ese es el primer paso: dejar bien claro qué es lo que quieres. Debes tener una visión clara de tu meta.

Así que coge lápiz y papel; escribe cómo te gustaría que fuera tu vida. Escribe, aunque te parezca imposible conseguirlo, aunque te parezca una locura que no está a tu alcance. Has de saber que las cosas se crean dos veces, una vez en la mente y otra en la realidad.

Todas las cosas se crean dos veces. Siempre hay primero una creación mental y luego una creación física. (Stephen Covey)

Eso es lo que vas a hacer, vas a crearla primero en tu mente y después en la realidad. Comienza a imaginar.

Si te resulta difícil decidir qué quieres, puedes comenzar tu lista escribiendo lo que no quieres. Para algunas personas eso resulta más sencillo y luego, a partir de “lo que no quieres” comienza a elaborar una lista con todo aquello que quieres incorporar en tu vida.

¿Por qué hay que escribirlo? ¿No vale con tenerlo en la mente? No, es necesario que lo escribas, además es necesario que lo escribas más de una vez ¡Todos los días debes dedicar un ratito a escribir tus metas! Si quieres modificar tu manera de pensar y pasar al querer tener, tienes que escribirlo y leerlo, de manera que lo vayas incorporando a tu mente. Llegará un momento en el que comiences a creer que ya es verdad. Hay un dicho popular que dice “Ten cuidado con lo que deseas que puede que se haga realidad”.

Debes empezar diciendo en tiempo presente: “Yo soy…” las palabras “yo soy” son muy poderosas. O “yo tengo”, o “yo he conseguido”. Escribe como si ya estuvieras en posesión de tu objetivo y agradécelo. Escribe “gracias, gracias, gracias” sintiendo gratitud como si ya lo estuvieras recibiendo.

La primera vez que escribas lo que deseas, todas las vocecitas de tu cabeza comenzarán a gritar: “¿Quién te crees que eres? Nunca lo conseguirás. ¿A quién quieres engañar? Venga, sé realista, tú no puedes conseguirlo” y cosas así. Déjalas que hablen y sigue escribiendo. Con el tiempo, si sigues escribiendo tus objetivos, esas voces se apagarán y es probable que oigas otras que digan: “¡Tú puedes, eso es pan comido! ¡Seguro que lo consigues!”

Si no te gusta mucho escribir, o si quieres que este ejercicio sea mucho más potente, puedes hacer lo siguiente: Dibujarlo o hacer un collage recortando las imágenes que representen tu meta, tu sueño… Aquello que te hayas propuesto conseguir. No olvides poner la fecha en la cual pretendes conseguirlo.

Recuerda: somos individuos con aptitudes para hacer cosas maravillosas en nuestra vida, pero sobre todo, tenemos la capacidad de elegir qué tipo de vida queremos vivir y qué actitud tener.

Comienza hoy mismo a asumir el control de tu vida, comienza a tener pensamientos positivos y deja claro en tu mente hacia dónde te quieres dirigir, qué quieres ser o tener. Estos tres pasos son el punto de partida para comenzar a crear aquello que deseas ¿Te atreves?

Lo único imposible es aquello que no intentas.

Si crees que necesitas ayuda para comenzar este maravilloso cambio, si necesitas acompañamiento, alguien en quien apoyarte para ir superando posibles obstáculos… Aquí estoy para ayudarte a definir tus metas y para darte el impulso necesario. La vida que deseas te está esperando…

Me encantará ayudarte…

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad