Cómo aumentar tu energía para conseguir tus metas

23 Jun 2020
Esther Martín
423
0

¿Tienes metas, objetivos o sueños que te gustaría cumplir?
¿Te gustaría encontrar la manera de conseguirlos?

Si has contestado que sí a las dos preguntas, este artículo te interesa, así que te sugiero que sigas leyendo. Si no, mejor que uses los tres minutos que te llevará leerlo en otra actividad más interesante para ti.

El coaching es un entrenamiento eficaz que te ayuda y potencia para que consigas tus metas de manera fluida y natural. Pero antes de comenzar a perseguir los sueños como «pollo sin cabeza», hay que preparar el terreno y no comenzar la casa por el tejado.

¿Por dónde empezar?

Construyendo una base sólida. Para atraer el éxito que deseas necesitas aumentar tu energía y tu poder innato. Para ello, te sugiero que pongas tu vida en orden, para no construir castillos en el aire, sino sobre una base duradera.

¿Cómo construir esa base sólida?

¿Te has dado cuenta de que las personas exitosas tienen la habilidad de conseguir lo que quieren, de atraer buenas oportunidades, abundancia, buenas relaciones…?

¡Tú también puedes gozar de ese poder!

Y por eso he escrito este artículo, para que aprendas a incrementar tu energía y la utilices para conseguir que tus proyectos y anhelos se conviertan en realidad.

La fórmula es muy sencilla y de sentido común: aumentar el poder innato, eliminando todo aquello que te quite energía e incorporando todo lo que te la dé.

Vamos a ver cómo lo puedes hacer:

Elimina lo que te molesta

Se trata de elimines todas las molestias o inconvenientes que toleras de manera habitual. Y cuando digo pequeñas, digo pequeñas. Puedes ser tu coche sucio, tu lugar de trabajo desordenado, los flores secas de tu jardín, la puerta de tu armario rota o unos pantalones que te aprietan.

También pueden ser cosas más importantes, como la costumbre de tu jefe de pagarte siempre tarde o de que te quedes siempre 20 minutos más trabajando, la manía de tu compañero de pasarte el trabajo que él no quiere hacer, algo relacionado con un familiar que te molesta, o de tu pareja…

O bien, pueden ser tus propios hábitos, como fumar, picar chocolate entre horas, llegar siempre tarde, dejar las cosas sin terminar…

También pueden ser cosas que parece que tú no puedes controlar, como el ruido que hacen tus vecinos por la noche, no encontrar aparcamiento o la contaminación de tu ciudad.

Es muy difícil tener energía positiva, paz mental y  tranquilidad si toleras demasiadas cosas que te molestan.

Los pequeños inconvenientes reducen tu energía vital, justo lo contrario de lo que necesitas para conseguir tus metas.

Para eliminar esas molestias vas a hacer un ejercicio muy interesante.

Yo misma lo hice hace tiempo cuando decidí dar un giro total a mi vida para empezar a cumplir sueños que creía imposibles pero que, a día de hoy, son una realidad. Por eso te sugiero que te tomes este ejercicio muy en serio si de verdad quieres mejorar tu vida y hacer que las cosas pasen.

📃Consiste en apuntar en una lista todas aquellas cosas que te molestan. Lo importante es que las pongas sobre el papel para que dejen de ocupar espacio en tu mente. Te adelanto que este ejercicio no podrás terminarlo en un solo día. Empieza hoy mismo y deja tu lista a la vista para que puedas ir apuntando.

El siguiente paso será ver qué puedes hacer para eliminar todas las pequeñas molestias de una vez. Es posible que pienses que algunas están fuera de tu control como puede ser la contaminación. En ese caso ocúpate solo de aquellas que puedas resolver, las demás déjalas en la lista.

Identifica las actividades que te agotan y las que te llenan de energía

El siguiente ejercicio que te sugiero es realizar un análisis para descubrir qué parte de tu vida dedicas a actividades que te alimentan el alma, que te llenan de energía positiva y qué parte a actividades que te agotan.

En primer lugar, repasa mentalmente todas las actividades que haces en un día cualquiera. 📝A continuación, anota al menos diez actividades en una lista.

Cuando tengas la lista, hazte las siguientes preguntas:

  • De las cosas que he escrito ¿cuáles me alimentan el alma, me levantan el ánimo, me llenan de energía positiva, me hacen sentir tranquilo y centrado?👍
  • De las cosa que he escrito ¿cuáles me agotan, me arrastran, me quitan energía, me pone tenso…?👎

Al lado de cada actividad anota si te agota o te alimenta.

El objetivo de este ejercicio no es agobiarte, sino que te des cuenta del equilibrio en tu vida entre lo que te agota y te alimenta.

El equilibrio no tiene por qué ser perfecto, porque una sola actividad que te alimenta puede compensar unos cuantas que te agotan.

Conviene que practiques varias actividades que te alimenten para equilibrar la energía:

  • Puede ser algo tan sencillo como incorporar actividades nuevas en tu día a día de las que te encantan.
  • Y también puedes invertir menos tiempo en las actividades que te agotan.

Piensa cómo puedes recuperar el equilibrio. Habrá cosas que no puedas cambiar, pero

  • Puedes incrementar el tiempo que dedicas a actividades placenteras.
  • Hacer las que te agotan con plena consciencia,
  • Trata de hacerlas en menos tiempo, terminando cuanto antes.
  • No te quejes, hazlo y punto.

Elimina los «debería» de tu vida

Los «debería» son aquellas cosas que crees que debes hacer, que representan una obligación, pero que no te interesan en realidad. Por ejemplo: debería perder peso, hacer ejercicio, usar la talla 38, ganar más dinero, debería apuntarme a ese curso, aprender otro idioma, tener más contactos…

Todos estos «debería» te abruman, te desaniman y te alejan de lo que verdad te interesa en la vida y te quitan energía. Es recomendable que te deshagas de ellos porque es como cargar con una mochila de piedras todo el día y toda la vida.

¿Quién puede conseguir sus metas con ese peso encima?

Supongo que la pregunta que te surge ahora es «¿Cómo puedo saber si estoy ante un debería o un verdadero objetivo?» Una manera de averiguarlo es preguntándote «¿Cuánto tiempo hace que lo deseo?» Si hace más de un año, es un auténtico «debería». No necesitas seguir atado a ese objetivo.

📄Te recomiendo el siguiente ejercicio: haz una lista con todos tus «debería». Y ahora viene la parte divertida del ejercicio, toma nota: haz una bola y tírala al contenedor de papel, o quémala.

Después podrás hacer una lista con tus verdaderos objetivos.

Establece nuevas rutinas

Para compensar aquellas actividades que te agotan, recuperar el equilibrio y disponer de más energía, te recomiendo que incorpores en tu día a día nuevas rutinas saludables que no veas como una obligación sino que sea algo con lo que disfrutes y que realmente te apetezca hacer.

Pregúntate ¿cuáles son las diez cosas con las que disfruto y que me gustaría hacer a diario?

Puedes hacer una combinación de actividades placenteras o divertidas y cosas que sabes que es bueno hacerlas. Esta es mi lista, con algunas de mis rutinas, por si te sirve de ejemplo:

  • Ir al trabajo caminando.
  • Dar un pequeño paseo después de cenar.
  • Llamar o escribir diariamente a un amigo o familiar.
  • Comer más fruta y verdura.
  • Hacer meditación.
  • Hacer ejercicio.
  • Planificar mi día por la mañana.
  • Escribir un diario de agradecimientos.
  • Ordenar la mesa de trabajo antes de terminar.
  • Leer antes de dormir.
  • Levantarme media hora antes.
  • Irme a dormir más temprano.

Despeja tu vida

No necesitas tantas cosas.

¿Quieres disponer de más energía o que lleguen cosas mejores a tu vida? Sí, ¿verdad?

Entonces necesitas que crear un vacío, un hueco. Hay que hacer sitio y para ello va a despejar tu vida.

Si al llegar a casa te encuentras un espacio caótico y abarrotado de cosas, poco confortable, no lograrás recargar tu energía. Es necesario que tires y ordenes.

Dedica un día a la semana a tirar cosas, limpiar y ordenar. Cajón por cajón, habitación por habitación. Es un ejercicio estupendo que te llenará de energía.

Elimina todo lo que ya no uses, o lo que sea feo o esté roto. Parece una simpleza pero generarás más espacio para nuevas ideas, creatividad, tranquilidad, armonía…

Por cierto, no hace falta que lo tires. Si crees que alguien lo puede utilizar, puedes regalarlo o donarlo.

A mí este ejercicio me encanta. La primera vez que lo hice, ya hace años, lo hice sin expectativas. El mero hecho de disponer de más espacio en mi casa, despojándome de lo viejo, de lo feo y de lo que ya no usaba, me parecía bueno en sí mismo. Pero la sorpresa fue que, tras hacerlo, unos días después, llegó a mi cabeza la idea de escribir un libro. ¡Y lo escribí! ¿Casualidad? A estas alturas de mi vida ya no creo en las casualidades.

Ahora, cada vez que necesito energía para emprender nuevos proyectos, llevo a cabo todo lo que acabas de leer. Lo hago convencida de que es la mejor manera de empezar nuevos retos.

El último desafío fue escribir mi segundo libro. Y créeme que no fue fácil, pero estableciendo rutinas productivas, eliminando el desorden de mi vida, estableciendo prioridades… Al final di a luz a un libro que me encanta y del que me siento muy orgullosa:  «Habla en Público y Atrévete a Brillar: Claves para Conseguirlo». Sé que sin haber aumentado mi poder innato no lo hubiera conseguido.

Y tras llevar a cabo todo lo que te sugiero, creo que ya estás preparado para nuevos retos, establecer nuevas metas o salir de una vez por todas de tu zona de confort e ir en pos de tus metas o sueños. Recuerda que solo tenemos una vida, aprovéchala al máximo.

Tenemos dos vidas, la segunda comienza cuando nos damos cuenta de que solo tenemos una. – Confucio.

Hazlo, y después me cuentas cómo te ha ido, estaré encantada de saber de ti.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad