Esther MartínBlog de coachingTodo sobre el lenguaje corporal: claves para interpretarlo correctamente

Todo sobre el lenguaje corporal: claves para interpretarlo correctamente

Habilidades sociales

Entender el lenguaje corporal es una forma crucial para descifrar las señales no verbales en nuestra comunicación diaria. Al leer el lenguaje corporal, descubrimos una nueva dimensión de la comunicación no verbal y si te gusta la comunicación humana tanto como a mí, estoy segura de que este post te va a gustar.

Sigue leyendo, porque en este artículo te explico qué es el lenguaje corporal y lo analizaré en profundidad, hablaré sobre su importancia y cómo usarlo correctamente. ¿Quieres saber más? ¡Vamos allá!

¿Qué es el lenguaje corporal?

El lenguaje corporal es una forma de comunicación no verbal que proviene del uso y la interpretación de las posturas y los movimientos del cuerpo. Puede manifestarse de manera consciente e inconsciente. Por ejemplo, de forma consciente, decidimos cruzar los brazos en una entrevista de trabajo. Sin embargo, de forma inconsciente, podemos cruzar las piernas cuando estamos nerviosos. En ambos casos, estamos comunicando a través de nuestro cuerpo, nuestro propio lenguaje.

Dentro del lenguaje corporal, podemos distinguir una serie de expresiones y gestos que tienen un significado especial en nuestra cultura o contexto: mirada, expresiones faciales, gestos con las manos, postura corporal, orientación corporal, proximidad física y contacto físico.

Es importante recordar que todas estas señales deben leerse en contexto y no aisladamente, ya que un mismo gesto puede tener diferentes significados dependiendo de la situación o la cultura. Además, cada persona es única y puede tener diferentes formas de expresarse a través de su lenguaje corporal. 

Mirada

La dirección y duración de la mirada pueden transmitir una gran cantidad de información. Una mirada directa y sostenida puede indicar interés y estabilidad, mientras que evitar el contacto visual pueda interpretarse como señal de nerviosismo, falta de confianza o posiblemente deshonestidad. Además, la cantidad de contacto visual entre dos personas puede influir en la profundidad de su conexión durante una conversación. Aquellos que mantienen más contacto visual tienden a sentirse más conectados mientras conversan, según investigaciones.

Diferentes culturas también interpretan el contacto visual de diversas maneras. En algunas culturas, como en Occidente, se valora el contacto visual directo porque se percibe como una señal de confianza y honestidad. En cambio, en otras culturas, como en algunas partes de Asia, un contacto visual sostenido puede considerarse grosero y agresivo.

Además, las distintas situaciones pueden requerir distintos niveles de contacto visual. Por ejemplo, durante una entrevista de trabajo, mantener un contacto visual sostenido puede transmitir seguridad y transmitir una imagen profesional. Sin embargo, en una cita romántica, mirar constantemente a alguien puede resultar intimidante o molesto.

La duración de la mirada también es importante. Una mirada demasiado breve puede percibirse como si no se estuviera prestando atención, mientras que una demasiado larga puede resultar inquietante. Por lo tanto, la dirección y duración de la mirada son componentes vitales en la comunicación no verbal y deben ser adecuadas al contexto cultural y situacional. No lo olvides.

Expresiones faciales

Las expresiones en nuestra cara pueden demostrar distintas emociones como alegría, tristeza, enfado, sorpresa, miedo, etc. Incluyen cualquier movimiento o posición de los ojos, cejas, frente, nariz, boca o mandíbula, entre otras. Y fíjate qué interesante: las expresiones faciales pueden comunicar nuestros pensamientos y sentimientos más sutiles y poderosos y también pueden ser una reacción involuntaria a una situación emocional.

Diversos estudios han demostrado que algunas expresiones faciales, como sonrisas y fruncimientos del ceño, son universales en todas las culturas. Otras expresiones pueden ser específicas de la cultura y su interpretación puede variar de un lugar a otro.

En la comunicación cara a cara, las expresiones faciales desempeñan un papel vital para complementar o contradecir el mensaje verbal. Nos ayudan a entender mejor las emociones y las intenciones de los demás. Por otro lado, pueden ser difíciles de controlar y pueden delatar nuestras verdaderas emociones cuando tratamos de ocultarlas. Los profesionales en el campo de la comunicación, la psicología e incluso en el sector del derecho, a menudo estudian y analizan las expresiones faciales para obtener una mejor comprensión de las emociones humanas y la comunicación interpersonal. Tú puedes aprender a comprenderlas para relacionarte mejor con otras personas de tu entorno. De hecho, te invito a que a partir de ahora seas más consciente de las expresiones de los demás y de las tuyas propias, en la medida de lo posible.

Gestos con las manos

Los gestos con las manos pueden ser muy expresivos y variar ampliamente en sus significados. Un saludo con la mano puede ser un signo de bienvenida, un pulgar levantado una señal de aprobación, o las manos cruzadas un indicativo de defensa o desinterés. Otra forma de interpretar los gestos de las manos es a través de su uso en el lenguaje de señas, donde cada gesto tiene un significado específico y puede formar palabras y frases enteras.

Algunos gestos son ampliamente entendidos en una variedad de culturas, mientras que otros pueden tener diferentes significados dependiendo del contexto cultural. Por ejemplo, la señal de “OK” con el pulgar y el índice formando un círculo es positiva en muchos países occidentales, pero puede ser ofensiva en ciertos sitios como Brasil. Curioso ¿verdad?

Un aspecto importante a tener en cuenta acerca de los gestos de las manos es que pueden tener significados diferentes en las diferentes expresiones corporales. Si alguien está mostrando la palma de su mano hacia ti, puede ser un gesto defensivo que significa “alto” o puede ser un signo de honestidad y transparencia. Como te decía más arriba, los gestos deben interpretarse en el contexto en el que se dan.

De forma similar, cerrar el puño puede expresar ira o determinación, mientras que un puño cerrado con el pulgar hacia fuera puede ser un gesto de autoafirmación o aprobación.

Incluso un apretón de manos puede tener múltiples interpretaciones, desde la afirmación de igualdad y respeto mutuo hasta la exhibición de poder en algunas circunstancias. Seguro que en alguna ocasión, al dar la mano a alguien, has sentido el poder que quería transmitir esa persona o su inseguridad.

Cabe resaltar que los gestos de las manos no siempre son estáticos, sino que a menudo forman parte de una serie de movimientos que contribuyen al mensaje que se está transmitiendo. Por lo tanto, para entender completamente lo que una persona está tratando de comunicar a través de sus gestos, es necesario tener en cuenta el contexto en el que se realizan. 

Postura corporal

Nuestra postura puede indicar nuestro nivel de confianza, seguridad y disposición. Por ejemplo, una postura erguida y abierta generalmente transmite seguridad y apertura, mientras que encogerse o esconder las manos puede ser señal de timidez o inseguridad. Además, nuestra postura puede también impactar cómo nos perciben los demás. La gente tiene mayor tendencia a percibir de manera positiva a aquellos que mantienen una postura erguida, miran directamente a los ojos y usan gestos enfáticos. Si esto que acabas de leer es algo que deseas transmitir (confianza, seguridad y disposición) toma buena nota de ello, y llévalo a la práctica. Solo con tu postura puede mejorar tu imagen personal.

Por otro lado, déjame que te recuerde que nuestra postura puede tener un impacto en nuestra salud física. Mantener una postura correcta ayuda a prevenir problemas de espalda y cuello, mejora la respiración y la circulación, y puede incluso influir en nuestro estado de ánimo.

Orientación corporal

La dirección en la que una persona está mirando o se inclina también puede transmitir información. Por ejemplo, si alguien se inclina hacia ti durante una conversación, es probable que esté interesado en lo que estás diciendo. Por otro lado, si una persona mira hacia abajo mientras habla, puede indicar que está insegura o avergonzada de lo que está diciendo, mientras que el contacto visual directo puede indicar confianza y sinceridad.

Además, si una persona siempre está evitando el contacto visual, podría indicar que se siente incómoda o que podría estar ocultando algo. Sin embargo, también es importante tener en cuenta las diferencias culturales en la comunicación no verbal, ya que ciertos comportamientos pueden tener diferentes significados en diferentes culturas. Como decía antes, en algunas culturas, el contacto visual prolongado puede ser visto como un desafío o una falta de respeto, mientras que en otras puede ser visto como una señal de sinceridad y conexión. De manera similar, el espacio personal también puede variar de una cultura a otra. En algunas culturas, las personas tienden a estar más cerca físicamente durante las conversaciones, mientras que en otras, mantener la distancia es la norma.

Proximidad física

Lo cerca o lejos que una persona se encuentra de otra también puede transmitir un mensaje. En general, estar cerca puede indicar intimidad o interés, mientras que mantener una distancia puede ser señal de respeto o falta de interés. Esta distancia se conoce como “proxémica”, que es el estudio de cómo las personas utilizan el espacio físico para comunicarse. Edward T. Hall, un antropólogo cultural, fue el primero en usar este término en 1963. Según Hall, existe cuatro tipos de distancias en la proxémica:

  • Distancia íntima: Es la que se utiliza para comunicaciones muy privadas, comprende desde el contacto físico hasta aproximadamente 45 centímetros.
  • Distancia personal: Es la distancia que normalmente mantienes con los amigos y conocidos. Se extiende desde aproximadamente de 45 centímetros hasta 1,2 metros.
  • Distancia social: es la distancia que mantienes con las personas con las que no estás familiarizado. Va desde aproximadamente de 1,2 metros hasta 3,6 metros.
  • Distancia pública: es mayor a las anteriores. Generalmente supera los 3,6 metros. En este espacio no hay necesidad de interactuar con los demás, aunque se esté compartiendo el mismo espacio.

Estas distancias pueden variar dependiendo de la cultura y la situación social. Por ejemplo, en culturas latinas o mediterráneas, la distancia personal puede ser mucho menor que en culturas nórdicas o asiáticas. Por lo tanto, es importante ser consciente de estas diferencias culturales cuando se interactúa con personas de diferentes orígenes para evitar malentendidos. 

Contacto físico

El tipo y la duración del contacto físico pueden comunicar diferentes niveles de intimidad, comodidad o agresión.  El contacto físico es una forma no verbal de comunicación y diferentes tipos de contacto pueden tener significados distintos según la duración, la intensidad y la parte del cuerpo involucrada.

  • Abrazo: Normalmente, un abrazo indica una estrecha relación emocional entre dos personas. Pueden ser cortos o largos, y la duración puede indicar el nivel de intimidad entre las personas. Un abrazo largo puede indicar una estrecha relación o consuelo, mientras que un abrazo corto puede ser más formal o casual.
  • Apretón de manos: Un apretón de manos es una forma común de saludo en muchas culturas. La firmeza del apretón puede comunicar confianza y respeto, mientras que un apretón de manos flojo puede ser interpretado como falta de interés o respeto. La duración también puede variar, pero un apretón de manos que dura demasiado tiempo puede ser incómodo y se percibe como invasivo.
  • Toque en la espalda o el hombro: Este tipo de contacto por lo general indica amistad o apoyo. Puedes darle un toque en el hombro a un compañero de trabajo para felicitarlo, por ejemplo.
  • Agarre o retención: Agarrar o retener a alguien puede ser un signo de agresión o control. Por otro lado, también puede indicar protección o intimidad en ciertos contextos, como cuando una pareja se toma de la mano.
  • Golpear o empujar: Claramente, estos son signos de agresión física y deben evitarse en la mayoría de las situaciones.
  • Caricias o roces: Este tipo de contacto físico se asocia normalmente a relaciones íntimas o románticas, y puede ser inapropiado en muchos contextos.

Recuerda que la interpretación del contacto físico puede variar mucho entre diferentes culturas y contextos, así que siempre es importante ser respetuoso y consciente de las señales que estamos enviando. 

¿Cómo aprender a usar el lenguaje corporal?

Aprender a usar correctamente el lenguaje corporal es fundamental en varias situaciones, especialmente cuando se trata de hablar en público. Para interpretar el lenguaje corporal de otros, es necesario practicar y observar a las personas en diferentes contextos, prestando atención a los ejemplos de lenguaje no verbal. El lenguaje corporal puede decir mucho sobre una persona, más de lo que las palabras pueden expresar en momentos determinados.

En un ambiente de trabajo, el lenguaje corporal puede decirnos si alguien está realmente interesado en lo que estamos diciendo o si está aburrido y distraído. Puede hacer que seamos más creíbles y confiables, o por el contrario, puede crearse una imagen negativa nuestra. Por eso que es importante prestar atención a lo que transmitimos a través de nuestro cuerpo, especialmente en entornos profesionales.

Nuestra postura corporal, nuestros gestos, la mirada, el contacto visual, la expresión facial, el movimiento de manos y brazos, todos son importantes y pueden transmitir diferentes mensajes. A veces no somos conscientes de lo que nuestro cuerpo está diciendo. Por ello, es crucial aprender a controlar nuestro lenguaje corporal y saber interpretar el de los demás.

Te recomiendo este otro artículo en el que te explico cómo puedes transmitir una imagen positiva a través del lenguaje corporal.

Utilizar el lenguaje corporal en el mundo laboral

El lenguaje corporal puede ser utilizado de manera intencional para transmitir un mensaje. En el entorno laboral, se puede utilizar el lenguaje corporal para demostrar confianza, asertividad o incluso para establecer autoridad.

Algunos tips que te recomiendo aplicar en el día a día en tu trabajo:

  • Mantén una postura erguida y recta, transmitirás confianza y seguridad.
  • El contacto visual directo durante las conversaciones demuestra que estás realmente interesado y atento a lo que la otra persona está diciendo. Ahora bien, debes ser cuidadoso en no convertir esto en un desafío intimidante.
  • Los gestos de las manos pueden ayudar a resaltar los puntos clave en una conversación o presentación y pueden mejorar la comunicación en general.
  • Una sonrisa sincera puede ser una herramienta muy poderosa en el lugar de trabajo. Puede mejorar las relaciones con los compañeros y mostrar una actitud positiva.
  • Respeta el espacio personal de los demás, demostrando respeto y consideración. Invadir ese espacio puede ser interpretado como agresivo o dominante.
  • Al igual que con el lenguaje corporal, los cambios en el tono de voz pueden comunicar diferentes emociones y actitudes. Un tono de voz firme y constante puede transmitir confianza y autoridad, mientras que un tono de voz suave puede mostrar empatía y comprensión.
  • El uso del movimiento, como caminar hacia la persona con la que estás hablando o moverte por el espacio durante una presentación, puede ayudar a captar la atención de los demás y demostrar confianza.

Y para terminar, decirte que somo seres visuales por naturaleza y que es cierto el dicho que dice que una imagen vale más que mil palabras. A partir de ahora, sé más consciente de tu lenguaje corporal y procura que sea coherente con lo que piensas, sientes, dices y con la imagen personal que deseas proyectar. Y tampoco pierdas de vista el lenguaje corporal de los demás, escucha con atención si lo que los demás dicen coincide con lo que su cuerpo expresa. Y nada más, creo que ya te he dejado tarea suficiente. 😉

Espero que este artículo te haya gustado, si es así, compártelo si te apetece… ¡Compartir es vivir!

Esther Martín

Coach Empresarial y Formadora en Comunicación. Con mis cursos y programas de coaching empresarial y ejecutivo y mi curso para hablar en público, he ayudado a centenares de clientes a mejorar su bienestar y satisfacción gracias al desarrollo de su liderazgo, la inteligencia emocional y una transformación positiva. Autora de los libros "Él y ELA" y "Habla en público y atrévete a brillar".

También te puede interesar

¿Qué es la asertividad?