8 tips que el líder de un equipo de trabajo debe conocer

31 Jul 2017
Esther Martín
1918
0
  • ¿Eres nuevo liderando a un grupo o equipo y no sabes por dónde empezar?
  • ¿Te sientes inseguro porque no sabes si podrás llevar al equipo hasta el siguiente nivel?
  • ¿Te encanta superarte y hacer tu trabajo lo mejor posible?
  • ¿Quieres ser un líder con mayúsculas y hacer que tu equipo crezca, sacando a relucir lo mejor de cada persona?

El líder se hace

Si te han puesto al frente de un grupo de trabajo porque alguien ha visto en ti que tienes capacidad para liderar tu propio equipo y, sin embargo, tú te sientes algo inseguro, has de saber que el líder no nace, el líder se hace, crece y se va forjando, sobre todo, en situaciones adversas.

Es decir, puedes aprender a liderar a tu propio equipo, y cuantas más dificultades tengas que hacer frente, en mejor líder podrás convertirte. Pero has de saber que es vital tener unos conocimientos sobre cómo liderar a tu propio equipo de trabajo para ser capaz de convertirlo en un equipo de alto rendimiento.

En primer lugar, debes asumir que liderar significa apostar por las personas y entender que ellas son el material más valioso de cualquier empresa u organización.

El verdadero líder es el que potencia las capacidades de su equipo y hace brillar a su gente

El líder inspira

El verdadero líder inspira para generar cambios, para generar transformaciones dentro de la empresa y entiende que cada dificultad a la que se tiene que enfrentar es, en realidad, un desafío que además le ofrece la oportunidad de crecer, aprender y evolucionar.

Es evidente que para conseguirlo hay que enfocarse mucho más en las oportunidades que generan las crisis que en el problema en cuestión. De hecho, la palabra “problema” no existe en el vocabulario del verdadero líder…

La excelencia de un líder se mide por la capacidad para transformar los problemas en oportunidades

El liderazgo se mide por el legado que se deja

Todo lo que la persona haga como líder tiene que trascender a él mismo, tiene que perdurar en el tiempo y debe ser recordado por lo que aportó generosamente para que el equipo, las personas, las organizaciones, y a nivel global, la sociedad.

Conocer las fases de vida de un equipo de alto rendimiento

Para ser un buen líder, es fundamental conocer cuáles son las fases de vida de los equipos de alto rendimiento. En esta entrada solo hablaré de la primera fase (forming), pero en posteriores publicaciones hablaré de las siguientes.

La vida de los equipos está dividida en cuatro fases: Forming, Storming, Norming y Performing, y en cada momento, en cada fase, se exigirá un tipo de liderazgo y una manera de gestionar al equipo y a cada persona dentro del equipo.

Qué hacer y qué no hacer en la fase 1 o “Forming”

Esta etapa llamada forming o “fase de conocimiento de los equipos”, se caracteriza por ser el primer momento en el que el líder y el equipo se conocen.

La misión y la visión durante la fase forming

Es el momento en el que el líder tiene que poner el foco en transmitir cuál es el propósito del equipo, la misión “¿Para qué estamos aquí?” y la visión “¿Dónde queremos llegar?”; teniendo en cuenta que hay que repetirlo constantemente hasta que, tanto la misión como la visión, cale en el equipo.

Los valores durante la fase forming

Otro pilar fundamental de la primera fase forming es dejar muy claramente identificados cuáles son los valores del equipo, es decir, cuáles son los aspectos absolutamente innegociables, cuáles son los límites que nadie puede traspasar. Los valores son las señas de identidad, algo que bajo ninguna circunstancia se puede negociar, ya que constituyen la esencia del equipo.

Aunque un equipo de alto rendimiento está caracterizado por la renuncia, es decir, siempre tiene que sacrificar algo para llegar al alto rendimiento, jamás, bajo ningún concepto, puede sacrificar la esencia, aquello que les identifica, sus valores.

Tipo de conducta del líder en la fase forming

El líder puede adoptar dos tipos de conductas: la conducta orientada al afecto y la conducta orientada a la tarea. Pero solo una es la acertada en esta primera fase: la orientada a la tarea.

En esta primera fase, el comportamiento prioritario del líder siempre debe estar orientado a la tarea, es decir, se debe priorizar lo que el equipo hace (su tarea), ya que como líder lo que se pretende es que alguien aprenda algo nuevo. Por lo tanto, el líder no puede tener un exceso de comportamiento de afecto, sino que el foco debe ponerlo en que aprendan el trabajo que tienen que hacer.

Por ejemplo, si el equipo no sabe hablar en público lo mejor es hacer formación para aprender a hablar en público y así aprenderemos, porque por más que nos motiven y nos digan “¡venga, que vosotros podéis!”, si no tenemos recursos y herramientas, no aprenderán a hacerlo solo con afecto y motivación.

Por lo tanto, esa directividad en el liderazgo, es fundamental en esta primera fase: marcar el camino, poner el foco y acompañar de una manera directiva al equipo para que aprenda tanto el objetivo como la tarea.

El liderazgo es una forma de pensar, una forma de actuar y, lo más importante, una forma de comunicar.

Espero que estos sencillos, pero útiles tips te hayan sido de ayuda. Te invito a que los pongas en práctica y profundices mucho más sobre este tema en el caso de que quieras convertirte en un gran líder.

Así mismo, te invito a que solicites información sobre mi curso presencial: “Liderazgo y gestión de equipos de alto rendimiento” o bien, que contrates los servicios de un coach empresarial, que te ayudará a superar dificultades de diversa índole y a desarrollarte plenamente personal y profesionalmente.

Muchas gracias por leer este artículo. Compártelo si crees que puede ser útil para otras personas.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad