32 preguntas que pueden cambiar tu vida

23 Ene 2018
Esther Martín
526
0

Lo importante es no dejar de hacerse preguntas. (Albert Einstein)

Eres el creador de tu vida (si quieres)

Es mi deseo que este artículo que a continuación tendrás oportunidad de leer, sirva para que te des cuenta de algo revelador: sin importar demasiado desde qué punto partas o con qué recursos cuentes, puedes comenzar a crear una vida nueva. Quiero ofrecerte una perspectiva que a menudo es tachada de fantasía. Una quimera para quienes no se arriesgan lo suficiente y una irrealidad para los que no osan salir de su desventurada zona de confort.

Cada persona es la creadora de su propia realidad, pero es evidente que no siempre sabemos hacerlo, de hecho nadie nos ha formado para tal fin y solo algunos valientes inconformistas, o personas que han tocado fondo, resurgen con la intención de crear otra vida mejor para sí mismo y los demás.

Yo soy una mujer emprendedora y he decidido hacer lo que mi corazón me ha ido dictando, pese a las dificultades y a los comentarios desmotivadores que he encontrado. Un día decidí utilizar todos mis recursos, que no eran ni muchos ni pocos,  y emprender una vida laboral nueva. Lo realmente maravilloso fue ver cómo al mejorar un área determinada de mi vida (la laboral), todas las demás también se enriquecieron.

Y ahora siento el impulso de ayudarte a ti a través de este sencillo artículo en el que encontrarás aquellas preguntas que yo me hice a mí misma y que me ayudaron a convencerme de que estaba en el lugar equivocado ¡y que había llegado el momento del cambio!

Las dificultades tienen su razón de ser

Antes de nada quiero decirte que tienes un potencial tremendo que deberías explotar y que las dificultades que encuentres no serán más que problemas disfrazados de oportunidades.

¿Oportunidades? ¿De qué? – Te preguntarás. Sí, ya sé que puede parecer una paradoja, pero en verdad cada problema es la ocasión perfecta para convertirnos en mejores personas, pero no solo eso, nos ofrece la oportunidad de revelar de qué estamos hechos, quiénes somos realmente, cuál es nuestro propósito en este mundo y qué sentido queremos dar a nuestra existencia.

Considero que no existe una manera mejor de encajar los problemas y reveses de la vida que entendiendo que la adversidad tiene el don de despertar talentos que en la comodidad hubieran permanecido dormidos; tiene el don, ni más ni menos, de hacernos brillar haciendo honor a ese grandioso ser que en realidad somos.

Sé que pensarás que soy demasiado optimista, pero prueba a ver el lado bueno de cada acontecimiento o problema. Ese cambio de perspectiva te permitirá persistir en tu intento, crecer, evolucionar y convertirte en tu mejor versión.

Desde aquí te animo a que rompas con todo lo que no te gusta, lo que te hace sufrir y comiences de nuevo.

Cuando emprendas el nuevo camino, cuando decidas salir de tu zona de confort, cuando te propongas retos y objetivos, la vida pondrá delante de ti distintas oportunidades que te harán más fácil el camino. Estate atento, encontrarás a personas que te ayudarán, a veces te servirán de espejo de ti mismo, te servirán para darte cuenta que hay algo que debes superar, otras veces aparecerán para ayudarte a volar más alto…

Lo que te mantiene en tu zona de confort no es quien eres, sino quien crees que no eres.

En conclusión, estás a punto de responder a una serie de poderosas preguntas que pueden impulsarte a despertar la latente capacidad que posees y lograr avanzar hacia el nivel deseado, dejando atrás aquello que te daña, que no te hace feliz y que, en última instancia, no te permite brillar.

Coge lápiz y papel

Como te dije, te propongo contestar las siguientes cuestiones. Preguntas que si solo lees y no contestas por escrito, no provocarán ningún cambio ni avance en ti. Pero si decides ser valiente y comenzar a crecer, cambiar o evolucionar, simplemente has de coger lápiz y papel. No desestimes el poder de estas simples cuestiones. Ponte música si es necesario y comienza a reflexionar. Reflexionar y contestar te llevará bastante tiempo, días incluso.

A veces hay que elevarse por encima de la vida cotidiana para hacerse preguntas esenciales.

  • ¿Cuáles son las cosas importantes para ti? ¿Y las personas?
  • ¿Cuáles son tus valores personales más queridos? ¿Por qué estos valores son importantes para ti?
  • ¿Con qué frecuencia tu expresas esos valores en tu vida cotidiana y en tu actividad profesional o estudios?
  • ¿Cuáles son las tres experiencias más gratificantes de toda tu vida y qué es lo que te gratificó de ellas?
  • ¿Cómo es tu semana habitualmente ahora?
  • ¿Cómo sería tu semana absolutamente ideal?
  • ¿Cómo estás viviendo tu situación actual?
  • ¿Qué es lo que tu alma, tu espíritu o tu corazón encuentra más satisfactorio?
  • ¿Qué es lo que sucede cuando tú estás en lo mejor de ti mismo?
  • ¿Qué es lo que te da alegría?
  • ¿Qué es lo que te da energía?
  • ¿Cuándo te sientes con más confianza y seguro de ti mismo?
  • Describe esos momentos, si los hay, en que te sientes disperso e inseguro.
  • ¿Cuáles son tus cinco mayores habilidades?
  • ¿Cuáles son tus cinco peores hábitos?
  • ¿Qué es lo que sientes que la vida espera de ti?
  • ¿Qué oportunidades futuras crees que hay para ti?
  • ¿Qué significa para ti ser feliz?
  • ¿Cuál es tu propia definición de éxito?
  • ¿Qué diez cosas quieres ser, tener o hacer antes de morir?
  • ¿Quién crees que eres en realidad?
  • ¿Hacia dónde crees que te diriges?
  • ¿Qué te gustaría conseguir que ahora mismo no tienes?
  • ¿Qué desea tu corazón?
  • ¿Qué estás dispuesto a hacer para conseguir tus objetivos?
  • Cuando lo logres, ¿cómo lo sabrás, qué cosas o indicadores te dirán que lo has logrado?
  • ¿Qué bloqueos encuentras a la hora de conseguir lo que deseas?
  • Define qué situación o situaciones específicas de tu vida te están causando malestar y te están robando tu energía y tu paz.
  • ¿Qué crees que debes aprender de ti mismo frente a la situación que estás viviendo?
  • ¿Qué hay en tu vida que está impidiendo que resuelvas esta situación que te causa malestar?
  • ¿Qué debes hacer o dejar de hacer para resolver esta situación?
  • ¿Qué desearías que sucediera?

Espero que responder a estas cuestiones contribuya, en cierta medida, a que despiertes. Despertar es un estado al que todo ser humano debería aspirar. Despertar es abrir los ojos y hacer consciente lo inconsciente.

¿Aún no te has dado cuenta de que hay algo dentro de ti que te define y diferencia, algo que te hace especial?

No obstante, no se trata solo de hacer consciente lo inconsciente, sino darle un significado a los descubrimientos, y por supuesto un propósito; para reconstruir la parcela de tu vida que no fluye como debiera, para tener un mayor control sobre tu propia existencia y para salir de la oscuridad en la que puede que te halles.

Considero que de este modo podrás subir el primer peldaño e iniciar una transformación personal profunda. Además podrás desprenderte de lo que te hace daño y avanzarás feliz hacia lo que realmente mereces.

En nuestros locos intentos olvidamos lo que somos por lo que queremos ser.

 

 

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad